Como todos sabéis la ruta QUETZAL paso por Sartaguda el día 10 de Julio, El pueblo de Sartaguda recibió a todos los caminantes con gran entusiasmo, aquí os mostramos la cita de unas chicas que hablan de lo bien que lo pasaron y comieron en Sartaguda, así como lo bien que fueron recibidas.

Captura de pantalla 2014-07-12 a la(s) 18.38.02
(Paula Guijarro Pla y Julia Cecilia Luque, Valencia y Madrid)
 

Después de una rápida visita por el pueblo navarro de Sartaguda y una comida de escándalo, con paella gigante incluida, un guiso de carne espléndido, melocotones de todos los colores y sabores y una vibrante ovación a los cocineros y cocineras, personas del pueblo y del Ayuntamiento, nos dirigimos en el autobús hacia unos campos de experimentación agrícola, viendo por la ventanilla cómo el río Ebro pasaba a nuestro lado.

Se trataba de la finca INTIA, resultado de la fusión de cinco empresas navarras, donde se realizan ensayos de experimentación agrícola para posteriormente asesorar a los agricultores, y de investigación y pactos con otras empresas.

Mientras los niños del pueblo remojan sus pies en el agua corriente de la acequia, unos técnicos nos explican cómo cultivar y por qué son conocidos sus frutales y otros cultivos y hortalizas de primera línea y calidad en todo el mercado español.

Nos dan un recorrido por el terreno, empezando la visita por los árboles frutales, donde nos enseñan las variables experimentales de melocotones de temporada estival, y cerezas, de mayo a julio y de las que pudimos disfrutar a manos llenas, ya que encontramos cuatro tipos distintos, que diferenciamos su sabor, más o menos amargo o dulce, y su color, más o menos obscuro, e incluso encontramos uno con un tono anaranjado. Todas ellas estaban exquisitas.

De camino a los invernaderos, vemos un cultivo de espárragos donde el guía nos explica que no están en temporada, pero que son muy famosos en Navarra. Se trata de cultivos ecológicos de tomates verdes y rojos y pimientos.

Por último, nos desplazamos a la empresa de frutas y verduras, donde nos enseñan el almacén y sus instalaciones, cómo funciona, y más tarde nos llevan al sitio donde se preparan conservas con los productos cultivados. Allí pudimos observar cómo separaban las frutas machacadas para destinarlas a hacer zumos y las frutas sin ningún golpe para su posterior venta en mercados.

Al terminar, finaliza nuestra estancia en este pueblo de Sartaguda que nos ha recibido con los brazos abiertos y una sonrisa de oreja a oreja.

En la Plaza del Ayuntamiento, o Plaza de los Fueros, nos obsequian con un baile en el que dos personas movían dos gigantes y cabezudos al ritmo de chistu y tamboril. Aplaudimos todos y entonamos un encendido y agradecido “Adiós con el corazón”. Fue emocionante.

Nos despedimos, la gente sale a las ventanas para saludarnos, los niños persiguen al autobús con sus bicicletas hasta el final del pueblo y nos paran para regalarnos cajas llenas de fruta… ¡GoraSartaguda!

Ponemos rumbo a Sangüesa y, en el viaje, si conseguías mantener los ojos abiertos, notabas lo diferentes que son los paisajes de España y Perú. Los árboles aparecen de repente, las carreteras llevan camiones, la tierra está llena de cultivos y pequeñas colinas se asoman mostrando sus generadores de energía con molinos de viento y cables telefónicos.

Han desaparecido las montañas rocosas, las colinas de arena, las carreteras semidesiertas. Tan solo han pasado unos días y ya añoramos a nuestro querido Perú.

Llegados al Polideportivo de Sangüesa, cenamos, vimos nuestro segundo Teleruta y ponemos punto final a nuestro día 22 de Ruta BBVA.

fuente: rutabbva.com
link: http://www.rutabbva.com/TLRQ/index.php?id=27&no_cache=1&jornadaid=829&cronicaid=1098

[vc_gallery type=”image_grid” interval=”3″ images=”3593,3594,3595,3596,3597,3598″ onclick=”link_image” custom_links_target=”_self” title=”Varias imágenes de la ruta a su paso por Sartaguda:”]